domingo, junio 11, 2006

La línea del cielo

En el último boletín de Ban Baso Pascual Riesco publicaba un artículo titulado “Sinsabores del Paseante Urbano”, entre las disonancias callejeras enumeradas había una referencia a la tugurización de las azoteas.
La línea del cielo de nuestras ciudades aparece erizada de excrecencias. En los países musulmanes las parabólicas crecen como setas orientadas a esa nueva Meca que es satélite.

Las azoteas de Sevilla son un campo de lanzas. A veces, casi siempre, un atardecer nos ofrece un expectáculo mejor que la televisión, pero ésta, a través de las antenas introduce una contaminación visual que, de puro familiar, pasa casi desapercibida.

Brujuleando por la red (pulsar los enlaces) se observa que ha habido reflexiones sobre contaminación visual e incluso intervenciones del Defensor del Pueblo ¿Tan difícil es desarrollar y aplicar una normativa al respecto?

1 Comments:

At 1:06 p. m., Blogger luxlukis said...

Parece que es un mal que aqueja a todo el mundo. También Roma está tomada por las antenas y no lo digo como consuelo. Enhorabuena por esta nueva iniciativa. El blog es un espacio idóneo para comunicarse y denunciar.
Un saludo

 

Publicar un comentario

<< Home