lunes, mayo 24, 2010

SEGUIMOS CON LA ENCARNACIÓN

Hoy en la prensa vienen multiples noticias sobre el proyecto de la Encarnación. Quiero dar a conocer, al menos, la columna de Carlos Colón en Diario de Sevilla. En esta ciudad vamos a sufrir recortes importantes para nuestro desarrollo, pero sin embargo...... las setas continuan. Cada día que pasa, es más difícil entender el porqué de todo esto. ¿responsabilidades?¿para cuando?


la ciudad y los días
Tijeretazo a las setas, no al Metro

Carlos Colón


EL Metro será la víctima del tijeretazo en Sevilla". Subtítulo: "La SE-40 y el Cercanías del Aljarafe son las obras prioritarias para el PSOE". Entradilla: "El Ministerio de Fomento no puede pronunciarse sobre las nuevas líneas del Metro con los proyectos de construcción aún por definir, según los socialistas". Es decir que, como decía la copla, "de lo dicho no hay ná". La crisis, ya se sabe. Pero la crisis existía, y otros países la llamaban por su nombre y la afrontaban, mientras aquí primero se negó, después se le quitó importancia y finalmente -cuando no hubo más remedio, cuando por fin el bruselazo y el obamazo obligaron a actuar con cierto realismo y contundencia- las cosas se hicieron tarde y mal: un recorte de derechos sociales sin precedentes, a la vez que dubitativo, y que se simultanea surrealmente con optimistas declaraciones sobre el inicio de la recuperación que inmediatamente son contradichas por la realidad.

Mientras todo esto pasaba y sigue pasando el Ayuntamiento de Sevilla se embarcaba en el proyecto "inviable" de las setas de la Encarnación, cuyo coste inicial se ha multiplicado vertiginosamente hasta superar los cien millones de euros. Es sólo un ejemplo, pero el más brutal, del despilfarro, mala planificación, peor ejecución y nulo realismo de tantos y tantos proyectos municipales.

Avergüenza oír hablar de recortes en cuestiones tan esenciales para la ciudad como el Metro, mientras se han tirado tantísimos millones, y los que quedan, en una obra inconclusa que el profesor experto en Patrimonio Julián Sobrino ha definido como ni rehabilitación ni restauración, ni intervención ni conservación, una confusa muestra "de la modernidad transmoderna de los que sin saber qué fueron las vanguardias hablan desde la retaguardia de la vanguardia, de los que sin saber qué es la ética hablan de política, de los que sin haber puesto, ni tener que poner un euro, eligieron este proyecto".

Si al Metro se le da un tijeretazo y se recortan los presupuestos de otras grandes obras públicas de la máxima urgencia, ¿qué hacemos con el escandalosamente caro mamarracho de la Encarnación? ¿Y qué hacemos con quienes han hecho estas barbaridades y las han defendido como el no va más de la modernidad? Dentro de un año ya sabemos lo que hay que hacer. Pero, ¿y ahora? ¿Quién paga los metroparasoles rotos? ¿No se podrían exigir responsabilidades que fueran más allá de las políticas? El mayor escándalo urbanístico de nuestra historia local democrática exige, como ha dicho la Secretaría Municipal y ayer exigía nuestro editorial, depurar responsabilidades.

2 Comments:

At 1:33 p. m., Blogger Angela E. said...

En el año 2004, mil sevillanos firmamos y enviamos este texto al alcalde, entonces nos tildaron de retrógados y enemigos de la modernización de Sevilla. Qué razón teníamos.

PLATAFORMA EN DEFENSA DE LA PLAZA DE LA ENCARNACIÓN

Los ciudadanos y ciudadanas abajo firmantes, preocupados por el grave atentado al Patrimonio que representa el desarrollo del Proyecto de Centro Comercial Metropol-Parasol, planeado por el Ayuntamiento de Sevilla para la Plaza de la Encarnación, manifestamos nuestro más enérgico rechazo al mismo, considerando los siguientes argumentos mínimos:
• Rechazamos el diseño de las grandes “setas”, que igualan en altura a los edificios circundantes, rompiendo la intimidad del vecindario y la armonía del entorno, debido a lo descompensado del tamaño del proyecto con el espacio.
• Dudamos que cumpla con los requisitos legales necesarios, ya que no existe Plan Especial de Protección, imprescindible en un Conjunto Histórico como Sevilla.
• Crea un gigantesco Centro Comercial, bajo la excusa de un Mercado de Abastos, que irá progresivamente desapareciendo con las condiciones del nuevo patrono.
• Privatiza “de facto” un espacio público, concediendo la gestión de mercado, área comercial y cripta arqueológica a una entidad privada, faltando así a los compromisos adquiridos por el Ayuntamiento con la vecindad y entidades ciudadanas.
• Daña irremediablemente uno de los yacimientos arqueológicos más interesantes que en la actualidad se presentan en las ciudades españolas, privándonos de la lectura de nuestro valioso pasado.
• Se crea una Plaza de hormigón, elevada y sin árboles, con unas terribles setas de madera, que requerirán un alto coste de mantenimiento, absolutamente desconectadas del entorno en que se desarrolla y de su clima.

Por todo ello, pedimos la retirada del Proyecto de Centro Comercial y su ubicación en otro espacio urbano, así como la realización de un Proyecto de Plaza-Mercado y cripta arqueológica menos agresivo, más económico y más respetuoso con la ciudadanía y con el Patrimonio que es de todos y todas

¡No al Metropol-Parasol! ¡No en nuestro nombre! ¡No con nuestro silencio!
¡Por una arquitectura respetuosa con el Patrimonio y la ciudadanía!

 
At 1:35 a. m., Blogger Laura Reyna García said...

Hola!

Somos del programa de radio La Vidriera, en Radiópolis.

Nos gustaría saber si sería posible vuestra participación en nuestro programa, ya que tratará temas acerca del patrimonio monumental sevillano, este viernes de 6 a 7 vía telefónica.

Mi email es laureygar@hotmail.com.. espero vuestra respuesta.


Gracias,

Laura Reyna

 

Publicar un comentario

<< Home