martes, mayo 26, 2009

COMUNICADO DEL COMITÉ NACIONAL DE ICOMOS SOBRE VARIOS ASPECTOS RELATIVOS A LA TORRE CAJASOL

En relación con el proyecto de construcción de "la torre Cajasol", este Comité quiere transmitir las siguientes informaciones:
a) El pasado 9 de mayo, la reunión del grupo de expertos de ICOMOS pertenecientes al Comité Internacional de Ciudades y Poblaciones Históricas (CIVVIH) encargado de la revisión y puesta al día de "la Carta Internacional" la Carta Internacional para la Conservación de Poblaciones y Áreas Urbanas Históricas de Toledo-Washington de 1987 (más conocida como Carta de las Ciudades Históricas), aprobó la siguiente moción:
“The CIVVIH Members attending the meeting in Athens, May 2009, to discuss the Washington Charter,express their preoccupation about the project for a skyscraper known as Torre Cajasol, because of its future and irreversable impact on the valious and harmonising landscape of Seville.” (“Los miembros del Comité CIVVIH –Comité Internacional de Ciudades y Poblaciones Históricas de ICOMOS- presentes en las jornadas de Atenas de mayo de 2009 para discutir la Carta de Washington expresan su preocupación sobre el proyecto de rascacielos conocido como Torre Cajasol por su futuro e irreversible impacto en el valioso y armonioso paisaje "de Sevilla”" .
b) Se incorpora en archivo adjunto el comunicado del Comité Nacional Argentino de ICOMOS (que se suma a los ya emitidos por los comités de Uruguay y México) manifestando su posición contraria a la construcción de la Torre Cajasol.
c) En relación con los informes técnicos de Gaia Heritage y el grupo Carma, sólo resta señalar que en el primero la mayor parte de los razonamientos de peso se refieren a un documento que no es oficial en UNESCO (el Memorándum de Viena), que se encuentra actualmente en discusión y que en ningún caso, sino al contrario, aconseja la construcción de rascacielos en ciudades con un carácter paisajístico como el de Sevilla.
Además, se cometen errores tales como incorporar imágenes que no se corresponden con la capital andaluza (a la que se confunde en uno de sus grabados con una ciudad belga). Esto no sólo preocupa por su falta de rigor, sino porque las instituciones sevillanas que encargaron o alentaron la elaboración del informe no han sabido reconocer el error de que en él no siempre se hacía referencia al paisaje de esta ciudad.
Esto contradice el propio espíritu del mencionado Memorándum de Viena, que insisteen que el conocimiento profundo de la ciudad es fundamental a la hora de hacer propuestas sobre ella.
Por otro lado, el informe paisajístico del grupo Cara se descalifica por sí sólo y provocaría situaciones hilarantes en cualquier encuentro científico relacionado con el paisaje. No sólo posee graves carencias conceptuales, sino que las fuentes llegan a provocar sonrojo: entre los 27 títulos seleccionados en la bibliografía no existe ninguno que cite la palabra paisaje y, aún más, absolutamente todos están referidos únicamente a aspectos de radiación y luminosidad (la palabra más repetida es Daylighting). Su método para identificar interferencias visuales basadas únicamente en el grado de confluencia de determinados elementos ante la mirada humana (como si el ser humano no percibiese el paisaje en movimiento y utilizando barridos visuales) hacen que su contenido y, en consecuencia, resultados no merezcan más comentarios. Dudamos mucho que el Comité del Patrimonio Mundial de UNESCO tenga en consideración informes que confunden ciudades y que utilizan métodos de análisis de paisajes tan endebles y anima otra vez a las instituciones más directamente responsables (Cajasol, Ayuntamiento, Consejería de Cultura y Ministerio de Cultura) a terminar con una situación que está poniendo en entredicho y menoscabando internacionalmente la imagen de la gestión del patrimonio en Sevilla, Andalucía y España; especialmente a las puertas de la celebración del Comité del Patrimonio Mundial que tendrá lugar en Sevilla en el próximo mes de junio.

Madrid, 23 de mayo de 2009
La Presidenta del Comité Español de ICOMOS

Fdo.: María Rosa Suárez-Inclán Ducassi

2 Comments:

At 11:14 p. m., Anonymous Lucia del Moral said...

No sé cuanto de vosotros/as conoceis o habeis participado en algunas de las numerosas actividades que se han desarrollado en el CSOA Fabrica de Sombreros desde que, colectivos vecinales, artesanos y políticos lo reabrieran a la ciudadanía hace algo más de una año. Visitas guidas, ciclos de cine, cursos universitarios, talleres de filosofía política, de capoeira, de malabares, festivales de cultura y arte feministas o presentaciones de libros.... todas gratuitas y organizadas bajo el paraguas de un objetivo común: dar un uso social a un espacio de gran valor patrimonial que llevaba años abandonado y promover su rehabilitación y puesta en valor a través de procesos realmente participativos, anteponiendo las necesidades del barrio (San Luis, casco norte) al interés privado y la especulación.

Para el dia en que ha sido cerrado, martes 2 de Junio, estában previstas varias actividades en la Fábrica. Entre ellas la presentación del grupo de trabajo Coalición de Agentes para la Transformación Social -'un pie en la Universidad y otro en los movimientos sociales' formado por profesores/as univeristarios/as, investigadore/as y miembros de movimientos sociales.
Sevilla pierde un lugar donde celebrar actos de este tipo y dar cabida a proyectos independientes y autogestionados. Pierde sobre todo un espacio basado en la horizontalidad, la intercooperación y la sostenibilidad y se arriesga a tirar por la borda el esfuerzo cotidiano y la ilusión de numerosos colectivos y personas de edades y procedencias muy diversas que llevan meses dotándolo de vida.

Lucía del Moral

 
At 7:10 p. m., Anonymous Antonio Santaella said...

No llego a comprender el afan desmedido de "machacar", por sistema, todo el rico Patrimonio Histórico, Equipamiento Urbano y todo lo que tras largos siglos ha conseguido reunir esta incomparable ciudad y lo que es peor todavía, que no nos manifestemos en contra de tanto y tanto atropeyo

 

Publicar un comentario

<< Home