domingo, febrero 25, 2007

RECRECIMIENTOS



La configuración de las ciudades y la visión que de ellas conocemos no consiste sólo en la protección de los grandes entes patrimoniales, sino también en la defensa y conservación del entorno, de las calles y del caserío tradicional que crean la fisonomía de cada ciudad y las hacen unas a otras diferentes. Por ello, es chocante que continuamente se vea como se va alterando este caserío en el caso de Sevilla. No pongo en duda la posible legalidad de estas actuaciones pero creo que lo que sí es discutible es que sean acertadas. Para ilustrar esto traigo las imágenes de dos recrecimientos de casas realizadas en esta semana pasada. Uno de ellos en la plaza del Museo donde además parece que se han unido dos parcelas colindantes; la segunda es de la calle Castilla, junto al Callejón de la Inquisición en Triana.
De todas formas una vez más me pregunto ¿esto ha sido estudiado y aprobado por la Comisión Provincial de la Delegación de Cultura?

3 Comments:

At 6:41 p. m., Blogger Esteban Moreno said...

La construcción de una ciudad se realiza a través de las actuaciones de múltiples personas y entidades de una manera bastante compleja a lo largo de siglos, que dan como resultado una determinada imagen urbana. Muchas de las intervenciones que se han producido en los últimos decenios en nuestra ciudad han resultado lamentables y hoy somos mayoría quienes lamentamos tales desaciertos urbanísticos, la calle Imagen, el barrio de los Remedios, la Plaza del Duque o la Farmacia de la Campana son ejemplos que pueden ilustrar este caso. Sin embargo, lo que nos diferencia de anteriores etapas es la posibilidad ciudadana de establecer un paisaje urbano a través de nuestra opinión. Hoy se acepta que la fachada urbana que da forma al conjunto de calles y barrios, pertenece a un sentir y a una sensibilidad colectivas que va más allá de los intereses particulares, de ahí la necesidad de que sea la propia ciudadanía quien deba liderar la lucha y el protagonismo por el diseño de la ciudad y, es evidente, que los intereses particulares y admnistrativos no caminan en esta dirección, ni en la educación técnica, plástica o estética de los ciudadanos, ni en la comunicación con los mismos. Valga esta larga introducción para posicionarnos ante la Comisión de Patrimonio y la pregunta planteada por José Manuel. ¿Qué podemos esperar de la Comisión? ¿Por qué esa numantina resistencia a cambiar hábitos, estilo y composición de la misma? ¿Para cuándo la exposición pública en Internet de Actas y actuaciones?
Seguiremos intentándolo.
Mientras tanto que responda el Hermano Lobo: Auuuuuu!

 
At 8:06 p. m., Anonymous Anónimo said...

Lo alucinante es que hace poco apareción en prensa que Cultura iba a empezar a demoler remontes por todo el casco, incluso aparecía un plano.

 
At 11:50 p. m., Blogger José Manuel said...

Lo peor es que cada vez mas vamos viendo como la desidia y el aburrimiento son los que van triunfando y al final siempre es la misma pregunta ¿quien triunfará?

 

Publicar un comentario

<< Home