domingo, junio 03, 2007

CASTELLUM AQUAE


En octubre comentábamos en este mismo blog las declaraciones de Bernardo Bueno sobre el interés de los restos romanos aparecidos en la Plaza de la Pescadería. En aquel momento fuimos algo escépticos sobre el futuro de ese espacio, tras la experiencia de lo sucedido con el castillo de San Jorge.

Los restos modificaron el proyecto y a la aspereza de la piel sensible se le añadieron unas claraboyas, que podrían ser un buen mirador si el aljibe estuviera iluminado y fuera visible desde el exterior, y una enorme construcción acristalada, se supone que la entrada, que ha roto toda la perspectiva de la plaza.

No se ha colocado ningún panel explicativo, no hay la menor información sobre lo hay allí, ni se ha organizado un horario de visitas. Mientras tanto el espacio, como ocurre con todas las plazas duras, ya está empezando a deteriorarse: los cacharritos infantiles han desaparecido, los bancos presentan pintadas y el cubículo de cristal empieza a ser pasto del vandalismo.

Queremos dejar de ser Casandras, estamos deseando equivocarnos, por favor, autoridades competentes, pongan en marcha la prometida "puesta en valor".

3 Comments:

At 12:49 a. m., Anonymous Anónimo said...

¿ Por qué quieren tirar el Pabellón de Hungría ?
No soy Profesor, sólo un sevillano que me gusta mi ciudad y no veo que lo que se haya construido, por ser nuevo no sea también un "monumento".
Además, tiene mérito y no recuerda la Expo92.
¿O es que todavía escuece la Expo?.

 
At 9:17 a. m., Blogger Angela E. said...

Lo del pabellón de Hungría, si se confirma, será un disparate más. La Expo fué una auténtica exhibición de arquitectura contemporánea, es una pena que se haya valorado tan poco y se esté perdiendo.

 
At 12:08 p. m., Blogger Esteban Moreno said...

Qué lástima que con tanta fanfarria institucional alrededor del agua y su gestión en esta última semana, no se haya dedicado un mínimo de atención a la gran política hidráulica del mundo romano, de la que aún quedan restos tan interesantes. ¿No sobraban 1000 euros del programa para colocar, al menos, unos paneles de difusión de los restos?
Ya sabemos, Patrimonio ignorado, Patrimonio olvidado y sepultado. Y otro quebradero de cabeza menos, ¿o no es verdad? señores gestores de lo público.

 

Publicar un comentario

<< Home