lunes, octubre 23, 2006

Dólmenes atropellados



Recomiendo a todos leer el magnífico artículo de Leonardo García Sanjuan que aparece hoy en el Diario de Sevilla. Los dólmenes tienen un significado muy especial en la historia de Ben Baso. Algun@s, que estuvimos la suerte de estar allí, recordaremos siempre el momento mágico en que los rayos del sol poniente iluminaron de repente todo el corredor y la cámara del dolmen de La Pastora, mientras preparábamos las Jornadas de 1998.

Encarnación



Hoy merece la pena volver a hablar de la plaza de la Encarnación. Existe un sentimiento en la ciudad de pesimismo en cuanto al futuro de esta emblemática plaza sevillana.

Como saben nuestros bloggeros, el gobierno de PSOE e Izquierda Unida está empeñado en dejar para la posteridad un engendro de considerables dimensiones en pleno corazón del casco histórico de nuestra ciudad. Todo esto con la excusa de construir una plaza de abastos municipal, prometida durante treinta y cuatro años por los diferentes gobiernos de Sevilla.

Siempre nos hemos opuesto a tan descabellada propuesta por muchas razones. La primera de ellas es que las obras son sólo una excusa para despilfarrar 68 millones de euros, donde la plaza de abastos es la parte menos importante.

En segundo lugar, la construcción de las gigantescas setas va a destruir, en realidad ya lo ha hecho en parte, restos medievales, tanto cristianos como andalusíes; restos romanos e incluso, tartésicos. Por poner un ejemplo, la cantidad y calidad de lo descubierto, permite presenciar la estructura de la ciudad tartesia, pues están los basamentos y paredes de las casas de varias calles. Gran parte de esos restos, como dice mi amigo Paco el carnicero, ya se han perdido, sin que a nadie se le caiga la cara de vergüenza y, por supuesto, sin que nadie dimita

Y en tercer lugar, porque para construir este ejemplo de monumento a la incultura y a la incompetencia se talan sus árboles, se modifican alineaciones, se construye una rampa para un aparcamiento, y se cerca con pantallas de treinta metros de profundidad, sin tener ni tan siquiera un proyecto de edificación.

El ingenio, desde luego, puede ser muy interesante, si se colocara en otro entorno. Por ejemplo, en Sevilla-Este, en Pino Montano, Santa Justa o San Jerónimo... hay muchos sitios. Pero en pleno centro histórico rompe por completo la armonía, destroza el paisaje urbano.

Defender nuestro patrimonio es defender nuestra historia y nuestro futuro. ¿No es posible construir un mercado como los de Barcelona, Madrid o Valencia, de probado funcionamiento, capacidad y belleza?

Publicado en http://postigodeljabon.blogspot.com/

Artículo leído el lunes 16 de octubre en Punto Radio.
Todos los lunes a las 12:30 en Protagonistas Sevilla

martes, octubre 17, 2006

MUSEO DE BELLAS ARTES


Uno de los edificios más emblemáticos y visitados de Sevilla es el Museo de Bellas Artes, que ocupa desde el siglo XIX el antiguo Convento de la Merced Calzada. Dentro de él uno de los recintos más interesantes a nivel arquitectónico es el patio de los Bojes, diseñado por Juan de Oviedo en el siglo XVII. Además del valor histórico de este espacio, es de destacar la belleza que posee que nos invita a sentarnos tranquilamente y admirar la quietud y la calma que habitualmente presenta.
Por ello, molesta ver que es un lugar que a veces es utilizado como almacén, como puede verse en las fotos que se acompañan (realizadas el día 12 de octubre pasado). Todos comprendemos los problemas que tienen los museos actuales para poder ir guardando los diferentes enseres que poseen, y, concretamente, los grandes problemas de espacio que posee el Museo de Sevilla. Pero creo, por respeto al edificio y a la función que desempeña, que no es el lugar más adecuado para almacenar este tipo de cosas.

En el fondo la pregunta que nos tendríamos que plantear es ¿para cuando la reforma del Museo y su ampliación que impidan este tipo de cuestiones?

domingo, octubre 15, 2006

La vuelta del tiralíneas insensible

Las noticias de la prensa de hoy me hacen recuperar la esencia de un artículo que escribí hace más de un año. Lo titulé "El tiralíneas insensible", al referirme al frío trabajo de diseño que se realiza en los PGOU de cada ciudad cuando se decide, con el simple trazo de una línea sobre el plano urbano, la destrucción de un barrio, la apertura de nuevas calles, la desaparición de corrales de vecinos o de artesanos, etc. En este caso, la vuelta del tiralíneas insensible se ha producido en el barrio de San Jerónimo, donde técnicos y políticos no han dudado en modificar brutalmente una parcela histórica, la del Monasterio de San Jerónimo, para abrir una calle nueva y levantar dos magníficas torres de 7 plantas. Y para ello no han tenido el menor recato en proponer el derribo de la portada de acceso al conjunto del Monasterio, la destrucción de la alberca que regaba la huerta de los frailes y la desaparición del llamado Cementerio de los Ingleses.No voy a profundizar ahora en los valores patrimoniales de puerta, muros, o alberca, para los que debemos suponer la misma cobertura jurídica que el resto del monasterio, B.I.C., y, por tanto, de máxima protección Patrimonial, sino que deseo analizar esta cuestión desde otra perspectiva: la continua pérdida de elementos originales del Patrimonio y con ello la creciente homogeneización del Patrimonio. En una época que quiere caracterizarse, aunque sea meramente a nivel formal, por el respeto de la diversidad cultural (lenguas, estilos artísticos, modas, ritos, religiones, etc.) me parece lamentable que cuando ésta "aparece" (más de 150 años entre nosotros), la solución no sea su preservación e integración dentro del Patrimonio sevillano, como ejemplo de una muestra de la diversidad socio-cultural de la ciudad, sino su destrucción pura y simple, como una demostración de la terrible homogeneización que nos amenaza. La destrucción del cementerio de los ingleses contribuirá a poner en duda la potencia demográfica y cultural de este colectivo en la ciudad, exactamente al revés de lo que ocurrió con el cementerio inglés de Málaga, visitable y protegido. Son muestras de sensibilidades bien diferentes. Y no quiero pensar qué habría ocurrido si el cementerio a derribar fuese islámico. En un momento de no herir sensibilidades, de respetar de verdad el Patrimonio más diverso, ha llegado la hora de acoger dignamente la huella británica y anglicana en la ciudad y no actuar, una vez más, como los viejos inquisidores, que querían borrar cualquier rastro de protestantismo a golpe de potro de tortura, mientras que ahora lo hacemos a golpe de tiralíneas insensible.

jueves, octubre 12, 2006

ARQUITECTURA RURAL EN MAIRENA DEL ALCOR


Mucho se habla del crecimiento urbanístico del Aljarafe sevillano, hasta hace sólo dos décadas, una vasta comarca salpicada de pequeños pueblos agrarios, ventas y algunos recodos de naturaleza aún virgen muy próxima a la ya gran urbe de Sevilla.

Sin embargo poco se sabe del proceso de urbanización en la comarca de los Alcores, a 20 kms. al noreste de Sevilla. La construcción, también allí, responde a unas pautas que se caracterizan por la devastación de toda referencia al hábitat tradicional creando monótonas y asépticas barriadas donde antes crecían los olivos, frutales y cereales. Traigo a consideración aquí, en el blog de Ben Baso, la posibilidad de hacer una llamada para que no se destruya una de las poquísimas muestras de vivienda rústica tradicional que quedan actualmente en Mairena del Alcor. Se trata del Recreo de José Gavira, la Huerta del Sagrado Corazón, que popularmente se llama "la huerta de los Coquilla".



Situada al final del Camino del Cementerio, a escasos 200 metros de la carreta principal que cruza el pueblo, la huerta se encuentra frente a un parque urbano y se está quedando encerrada entre nuevas construcciones. Su destino es la demolición para hacer la prolongación de una calle. La vivienda es una sencilla construcción de dos planta con cuadra y granero cuya fecha de construcción ignoro, pero podría ser de la primera o segunda década de 1900. Enfrente del edificio se conserva el pozo -aún en funcionamiento- con parte de la estructura de la vieja noria que movían las mulas. Dispone también de una alberca, acequias en desuso y recias moreras sombrean el lugar.

Cuando se acabe con este apacible rincón no quedarán más que viales, pequeños parques urbanos y miles de viviendas despersonalizadas a la vez que se habrá perdido un verdadero museo vivo del hábitat y la atmósfera de quienes durante siglos vivieron en ese lugar. Bastaría con cambiar unos metros el trazado de la calle retocando el proyecto inicial que se elaboró con tintes de ensañamiento sobre este interesante espacio patrimonial. Considero que valdría la pena conservar un reducto del pasado, como es, para disfrute de los vecinos recuperándolo como lugar de esparcimiento y cultural, que tanta falta va a hacer a quienes, en aluvión, están ya asentándose en estos parajes.

Espero que el aviso que hago público no sirva para acelerar la llegada de la piqueta, que ya sabemos lo expeditivos que son quienes deciden en materia de urbanismo a la hora de zanjar cualquier polémica que ponga en entredicho sus lucrativas actividades. En cualquier caso, será un milagro que no asistamos a la desaparición de la huerta de los Coquilla en breve. Muchas voces tendrían que levantarse para poder evitarlo. Con ésto, que quede, por lo menos, constancia del desacuerdo de un benbasiano y el recuerdo gráfico de lo que, en beneficio de todos, debería haberse conservado.

José Maria del Moral

miércoles, octubre 11, 2006

Plaza de la Pescaderia y puesta en valor


Al parecer esta vez Bernardo Bueno ha decidido que hay que poner en valor algo, según podemos leer en la prensa
Nos alegramos de los buenos própositos respecto a los restos del castellum aquae aparecido en la plaza de la Pescadería y aprovechamos para recordar la promesa de musealizar los del Castillo de San Jorge, esperemos que éstos no sigan el mismo camino.
De momento el aspecto de la zona es bastante lamentable: telones agujereados, vallas caídas, restos de materiales.


La política de velar las obras a los ciudadanos ha sido denunciada repetidas veces por Ben Baso, no entendemos qué sentido tienen los telones verdes que proliferan por todas partes, el nivel de protección es mínimo y su única función parece ser ocultar... ¿los hallazgos?


jueves, octubre 05, 2006

Conciencia patrimonial y conocimiento

Cualquier política cultural, cualquier curriculum escolar, cualquier programa educativo ambiciona generar en la ciudadanía la conciencia patrimonial necesaria para conseguir una activa participación democrática en la defensa de nuestro patrimonio. ¿Cómo conseguirlo, qué hay que hacer, cuánto dinero costaría, a quién le corresponde...? son las preguntas más frecuentes a la hora de plantearse el problema sin que las respuestas que se están dando parezcan ser las más acertadas y es que, en asuntos patrimoniales, raramente el ciudadano de a pie pasa de admirar los monumentos de su ciudad mientras que los jóvenes sencillamente pasan del tema.
Para reflexionar sobre el tema, analicemos esta escena:


Se trata de una tumba excavada en la roca que ha tenido la mala suerte de estorbar la alambrada que separa dos urbanizaciones situadas en la sierra de la Plata (Cádiz). ¡¡¡Qué espanto!!!, podemos gritar la mayoría. Sin embargo, creo sinceramente que no debemos culpar al trabajador que ha solucionado el problema técnico que plantea el alineamiento de la altura de la valla porque sencillamente ignora que esa hondonada de la tierra no es un simple hoyo provocado por la erosión de la piedra.
Entonces... ¿quién es el responsable?; podría ser el presidente de la comunidad de la urbanización, el arquitecto, el promotor, el concejal de cultura del ayuntamiento, el director general de ... la lista podría ser larguísima pero... toda esta gente ¿saben realmente que ese agujero es una tumba que hay que respetar, conservar, querer, conocer, defender ...?. Dejo la pregunta en el aire para no ofender.
Lo que sí os puedo decir es que he visto jugar allí a muchos niños durante muchos años antes que la valla estropeara su castillo. Protestaron pero nadie les hizo caso. Claro, los niños son unos ignorantes, dirían algunos, pero os puedo asegurar que esa piedra no es cualquier piedra para ellos y si alguien les explicara el concepto de patrimonio lo entenderían perfectamente. En cuanto al gato, nadie pone vallas a la vida.
El problema es muy complejo y muy sencillo a la vez. ¿por qué no hay programas SERIOS escolares y no escolares para enseñar a la ciudadanía su patrimonio?. Sinceramente, sólo desde el conocimiento puede generarse algún día la conciencia patrimonial que todos queremos y deseamos. Es urgente.
Por cierto, quien quiera conocer y disfrutar de nuestro patrimonio prehistórico en las maravillosas sierras del sur de Cádiz os aconsejo esta página.


miércoles, octubre 04, 2006

CAPILLA DE SAN JOSE



La capilla de San José de Sevilla posee una hermosa portada de ladrillo del siglo XVIII, en la que destaca sobre todo la imagen de San José que se encuentra en la hornacina del segundo cuerpo. Hace algún tiempo en algunos medios de comunicación escritos se denunció que se habían colocado CD-rom junto a la imagen para evitar las "agresiones" de los pájaros y palomas (como si fuera el balcón de cualquier piso particular).

Paseando esta tarde (4-10-06) por allí he podido observar que aún continuan colocados los discos ¿no existe otro medio mejor y menos agresivo visualmente para evitar esto?

Mínimas de Triana




Uno de los edificios más desconocidos de Triana es el Convento de las Mínimas, obra realizada entre 1755 y 1760. Además de lo complejo de su visita (por tener horarios bastante complicados) durante muchos años todos los paseantes de la calle Pagés del Corro han podido observar el abandono que ha ido sufriendo el inmueble.

En los últimos días se ha visto como se está realizando una obra de adecentamiento en, al menos, la fachada exterior lo cual es de agradecer.

No obstante, se está realizando un zócalo de ladrillo que parece totalmente inadecuado e irrespetuoso con la imagen habitual de este edificio.
¿Esta obra ha sido estudiada por la Comisión Provincial de Patrimonio?