lunes, julio 16, 2007

Comunicado de prensa sobre la torre Pelli


La Asociación de Profesores para la Difusión y Protección del Patrimonio Ben Baso, ante el anuncio de la colocación de la primera piedra de la futura torre proyectada por el arquitecto César Pelli, quiere hacer hincapié en los siguientes puntos:

  • Con la construcción del futuro rascacielos de Cajasol, la ciudad de Sevilla inicia un cambio en el modelo urbano, menos basado en la trayectoria urbana europea, y más referido al modelo de ciudad global, anodina y de escasa sostenibilidad.
  • Con esta acción, impensable en otras ciudades europeas del tamaño y carácter de Sevilla, se contraviene la esencia y la filosofía de las cartas relacionadas con las ciudades de marcada personalidad patrimonial.
  • El paisaje urbano de Sevilla se verá alterado por un edificio que no posee más símbolo que el del poder del dinero y que afectará, sobre todo, a la visión del centro histórico compitiendo con edificios de significado y trascendencia cultural mucho más importantes. Especialmente grave será la ruptura de los perfiles urbanos históricos desde el sur de la ciudad (área de las Delicias y lámina del río), por cuanto todas las visiones tradicionales del acceso fluvial a la ciudad, en las que la Giralda y Torre del Oro son el referente primordial, quedarán alteradas por la irrupción de un rascacielos acristalado.
  • Esta asociación asume el comunicado del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), asesora institucional de UNESCO en materia de patrimonio cultural, y se pregunta cómo ante la gravedad de la iniciativa (sin duda la más impactante de las que se han producido en la ciudad durante los últimos años) no se ha convocado un comité de expertos en paisaje para valorar el impacto en un bien, el paisaje urbano, con una obra de difícil reversibilidad.
  • Por último, Ben Baso sigue sin comprender cómo las instituciones culturales provinciales y autonómicas, no han puesto ninguna objeción a uno de los proyectos que más incidirán en la calidad del entorno de la propia ciudad y, sobre todo, ante la cercanía al límite del conjunto histórico y del BIC del Monasterio de Santa María de las Cuevas (La Cartuja). Esta permisividad influirá muy negativamente en otras ciudades en las que la construcción de rascacielos, “a la sevillana”, será un referente a seguir con repercusiones también muy negativas.

En consecuencia, esta asociación lamenta muy profundamente el inicio de una obra que cambiará radical y profundamente el carácter y el modelo urbano de Sevilla.

Sevilla, 16 de julio de 2007

8 Comments:

At 4:07 p. m., Blogger Fran Domínguez said...

No estoy de acuerdo. Creo que una construcción arquitectónica de semejante magnitud reforzará la imagen de Sevilla. Que esta ciudad cuente con uno de los mayores patrimonios históricos de España no debe ser impedimento para que siga avanzando y modernizándose.

Citaré como ejemplo a Londres, cuyo barrio financiero (comúnmente llamado "la city") puede contemplarse desde lugares tan emblemáticos como el Tower Bridge o la Torre de Londres. Y no por ello estos emblemas de la ciudad pierden vistosidad. Todo lo contrario, es impresionante ver como se funde el pasado y el presente.

Parece que por aquí solo se valora la altura del conjunto, olvidando la de siglos que hace que la Giralda fué edificada. Ninguna construcción que hoy día se hiciera en Sevilla eclipsaría la belleza de tal obra.

http://puntosietemach.blogspot.com

 
At 2:35 p. m., Blogger Esteban Moreno said...

Lamento no coincidir contigo Fran. La construcción de la Torre Pelli no reforzará la imagen de Sevilla, ya que el Patrimonio de la ciudad es bastante sólido y potente como para necesitar añadidos de este tipo. La imagen de la ciudad necesita ser mejorada en lo relativo a limpieza, viabilidad, sostenibilidad, seguridad ciudadana, actividades culturales, etc.y no creo que levantar un monstruo que albergará a más de 4.000 personas (con más de 3.000 vehículos como mínimo)en ese espacio sea mejorar la ciudad.
El debate no debe ser planteado en términos de Torre sí o no. Yo estoy a favor de una construcción de ese tipo, aunque la prefiero más baja por cuestiones de sostenibilidad. La cuestión es que esa arquitectura contemporánea necesita perspectivas y escalas que encajan muy mal con el delicado casco antiguo de nuestra ciudad. ¿Por qué no se plantea esa arquitectura en los espacios colindantes con el estadio "olímpico", o en los nuevos terrenos de Palmas Altas junto a Bellavista?
El problema de la Torre no es sólamente su altura y su reflejo sobre el casco antiguo, sino la escala de problemas que acarreará: tráfico, seguridad, mantenimiento, etc.Claro que ese no es el problema de Cajasol, lo privado se lleva las plusvalías y lo público (Junta y Aytº) pagan los accesos. Como ese dinero es público, tengo derecho a decir NO a ese proyecto, porque la nómina ya me la he llevado del Monte.
Animo a todos los insatisfechos con el Proyecto a decir simple y llanamente: en mi nombre no y con mi dinero tampoco.
¡Ciérrales el grifo!

 
At 9:10 p. m., Anonymous Anónimo said...

Ni vieja, ni moderna, ni contemporánea. Sevilla es Sevilla, y debe seguir siendo Sevilla. Lo de la Torre Pelli (o mejor, "Pillín") es un pegote de "modernidad" como otras tantas cosas que últimamente estamos sufriendo.

!Ah!, yo también he cancelado mi cuenta de CAJASOL.

(A propósito, yo tenía entendido que ningún edificio podía superar en altura a la Giralda, ¿o quizás era una leyenda urbana?).

KINO
lasdiezydiez@hotmail.com

 
At 10:53 a. m., Anonymous PABLO MONMO said...

POR FIN ACABAMOS CON LA ALTURA DE LA GIRALDA, ...

YO HARÍA OTRA TORRE DE CRISTAL Y ACERO ENFRENTE DE LA GIRALDA, DONDE LAS VIEJAS CULTURAS ÁRABES Y CRISTIANAS SE REFLEJASEN EN LOS NUEVOS Y DIFERENTES PRINCIPIOS DE ACTUALIDAD Y MODERNIDAD.
...LOS TIEMPOS ESTAN CAMBIANDO ...

 
At 6:48 p. m., Anonymous Anónimo said...

Los rascacielos fueron un boom en los años del desarrolismo franquista. Hoy por hoy, tales apilamientos de cristales en armazones metálicos son propios de ciudades "modernas" africanas, como Kwait, o bien, de urbes macropobladas y hacinadas americanas, japonesas.... a las que se les echa más madera. ¿Cuando se entenderá que la solución a los atascos, colas, esperas, alergias, contaminacíón, y un largo etcétera, pasa por abordar el problema del incremento de población? Cuantos más habitantes, peor calidad de vida. ¡Basta ya de hacinamientos interesados para vender al por mayor a un rebaño grande! Por una lógica distributiva de la población nacional.

 
At 6:51 p. m., Anonymous Anónimo said...

Por qué CajaSol no monta ese apilamiento de cristales encajados en railes de metal en Montequinto, Mairena o Sevilla Este. Me temo que quien manda manda, y que donde manda el dinero no mandamos los demás, ni siquiera los políticos.

 
At 6:51 p. m., Anonymous Anónimo said...

Por qué CajaSol no monta ese apilamiento de cristales encajados en railes de metal en Montequinto, Mairena o Sevilla Este. Me temo que quien manda manda, y que donde manda el dinero no mandamos los demás, ni siquiera los políticos.

 
At 1:40 p. m., Anonymous Anónimo said...

Estoy a favor de la Torre Pelli. Nunca se hubiera construido la Giralda con opiniones como esas.
Hay que vivir en nuestro tiempo, y esos cambios hace la configuración de las ciudades, sus mezclas, etc.

 

Publicar un comentario

<< Home