martes, septiembre 18, 2007

La noche de los museos


Por fin se celebra en nuestra ciudad un acontecimiento cultural novedoso e interesante que ya venía experimentándose con éxito en varias ciudades europeas. Me refiero a la celebración, en Sevilla, este próximo día 21 de septiembre, de La noche de los Museos, que nos permitirá participar de toda una maratón cultural que abarca desde los fondos arqueológicos y antropológicos de Plaza de América a la pinacoteca del Museo de Bellas Artes, pasando por el museo de Carruajes, entre otros espacios, disfrutando de la luz mágica que la noche puede ofrecernos, desde las 21 h. a las 3 de la madrugada.

No hay que dudar que la experiencia merece la pena, por lo que significa de apertura en todos los sentidos, pero especialmente en la "apertura" mental que tantas veces deseamos en la gestión de nuestro Patrimonio. El Patrimonio andaluz, por lo general, se rige por estrechos planteamientos de gestión, burocratizados en exceso y sujeto a horarios rígidos, a la par que se repite, legislatura tras legislatura, el mismo modelo en nuestros museos. Es necesario que los museos salgan de ese planteamiento monumentalista, de gran contenedor de bienes culturales, y, en la línea de algunas tímidas propuestas, se conviertan en protagonistas de la vida cultural a través de exposiciones, teatro, préstamos, foros, debates, lecturas poéticas, talleres de creación, etc. Echo en falta esas magníficas cafeterías que encuentro en tantos museos europeos, y en escasos ejemplos españoles, donde poder tomar un café mientras repaso el último libro comprado en esas espléndidas librerías. Quiero un Museo de Bellas Artes que sea el principal promotor del debate cultural en torno a su ampliación o a la compra de un Velázquez, por ej, como deseo un Museo Arqueológico que no deje de gritar que a este paso se convertirá en resto arqueológico o que reclame, como recientemente nos han recordado desde Velázquez por Sevilla, que el tesoro del Carambolo se exponga de una vez, y en Sevilla. Quiero, en definitiva, museos vivos que no asusten, de entrada, a mi alumnado, sino que les animen a volver.

Lo que no quiero es que, por aburrida gestión, la negra "noche" de los museos dure 364 días al año, sino que esta otra noche, luminosa y festiva, sea el modelo de todos los días.

1 Comments:

At 9:40 p. m., Anonymous Anónimo said...

La iniciativa es preciosa, pero me temo que no está teniendo demasiada difusión. Así que corramos la voz y disfrutemos de la noche.

 

Publicar un comentario

<< Home