domingo, septiembre 23, 2007

Imagenes del Museo

Emplazamiento de la parada de bicicletas retirada (23/9/2007)

Vehiculos y contenedores colmatando la plaza del Museo (23/9/2007)

Últimamente parece como si se estuviera imponiendo la idea de que los problemas de la movilidad, la seguridad vial, la contaminación y el deterioro del patrimonio en la ciudad de Sevilla se debieran al aumento del uso de la bicicleta. Resulta lacerante que la Comisión de Patrimonio dedique parte de sus energías a dificultar el desarrollo de un sistema de transporte, la bicicleta, que tanto bien haría a la calidad del espacio urbano y del patrimonio, mientras olvida denunciar y combatir los auténticos factores de degradación (especialmente el automóvil y el inadecuado mobiliario urbano) que perturban el buen estado de un espacio tan emblemáticos como la plaza del Museo. El desarrollo del uso de la bicicleta, que es parte de la progresiva creación de una nueva cultura ciudadana de la movilidad, y concretamente el sistema de bicicletas públicas que se está implantando en Sevilla, requieren regulación de conflictos. Pero sus ventajas son tan incuestionables que un organismo como la Comisión de Patrimonio no debiera dedicar sus energías a obstruir su desarrollo sino a afrontar los problemas que realmente agobian a la ciudad.

Leandro del Moral

Heterogéneo mobiliario urbano aceptado por la Comisión de Patrimonio (23/9/2007)

Vehículos privados ocupando la acera del Museo (23/9/2007)


2 Comments:

At 9:32 a. m., Blogger matilde said...

Lamentablemente, cada vez más nos damos cuenta como la Comísión de Patrimonio es un organo que existe porque están obligados a ello, su funcionamiento obsoleto y burocrático poco hace por los desmanes que tristemente nos vemos obligados a soportar, y perversamente para "que se note que existe" sus intervenciones puntuales son tan incongruentes como esta última.

 
At 7:24 p. m., Anonymous Anónimo said...

Muy bien Leandro, estoy completamente de acuerdo contigo, ya que demuestras fehacientemente que la Comisión malgasta su tiempo en ciertas chorradas y se olvida de las cotidianas, las de todos los días. En este asunto tan hipócritamente tratado, seguramente hay que ver dardos envenenados, en clave de guerrillas internas del PSOE local, pero con ello, el Delegado y quienes le siguen se sitúan al servicio del Partido y no de la Ciudadanía. Y así nos va y así le va al Patrimonio sevillano.

 

Publicar un comentario

<< Home